AIRD realiza visita de cortesía al Presidente Danilo Medina. Presentan agenda trabajo 2019-2020

Una representación de la Directiva Nacional de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), realizó una visita de cortesía al presidente Danilo Medina, en la cual presentó la agenda de trabajo de la nueva gestión 2019-2020.

En la reunión fueron abordados los principales temas de la agenda del sector industrial dominicano.

AIRD anuncia ganadores premio George Arzeno Brugal

Jairon Severino y Haydée Ramírez son galardonados con el Premio George Arzeno Brugal al Periodismo sobre la Industria Nacional

Industriales reconocen a Gustavo Volmar por el tratamiento de diversos temas que interesan al sector

La Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) anunció como ganadores del Premio al Periodismo Industrial “George Arzeno Brugal” a los periodistas Jairon Severino, del semanario El Dinero y Haydeé Ramírez, de la revista Contacto.

Circe Almánzar, vicepresidenta de la AIRD, expresó que tanto la directiva nacional de la AIRD como el Consejo del Premio están satisfechos por la diversidad temática de los trabajos presentados, la calidad de muchos de ellos, el enfoque de algunas de las problemáticas, lo que dificultó la selección tanto en la categoría de Diarismo como de Trabajo de Investigación.

“La política de puertas abiertas sostenida por la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) se manifiesta en la atención que presta a la relación con los medios de comunicación, y aunque no siempre tenemos respuestas a todas sus preguntas y cuestionamientos, podemos decir, sin embargo, que nuestras propuestas y reclamos son parte de la agenda nacional gracias a los medios”, señaló Almánzar.

El Consejo Nacional del Premio también decidió realizar por quinto año consecutivo un reconocimiento a la Trayectoria Periodística, el cual recayó en esta ocasión en Gustavo Volmar, quien por años ha escrito diversos tópicos de interés para la industria, con un tratamiento que le hace merecedor de esta distinción. Volmar escribe diariamente en Diario Libre. Anteriormente fueron reconocidos Mario Méndez, Héctor Linares, Mario Rivadulla y José Báez Guerrero. La selección de Volmar se produjo de modo unánime.

En la categoría “Diarismo económico” el jurado decidió otorgar el premio a Jairon Severino por un conjunto de trabajos publicados en El Dinero, medio del cual es director, entre ellos: “Codevi: Un modelo para construir un muro de empleos formales” (Diciembre, 2018); “Certificaciones, la puerta a los mercados más exigentes” (Julio, 2018); “¿Qué pasó con los beneficios prometidos en el DR-CAFTA?” (Julio, 2018), y “Trazabilidad para frenar la venta irregular de alcohol y cigarrillos” (Octubre, 2018).

En la categoría de investigación, fue declarada como ganadora la periodista Haydée Ramírez, para lo cual se tomó en cuenta el reportaje titulado “El potencial del coco, una industria sin desperdicios” (Diciembre, 2018).

El Jurado decidió declarar desierta la categoría Reportajes Audiovisuales.

El Consejo del Premio lo componen los señores José Del Castillo Pichardo, Rolando Guzmán, Elena Viyella de Paliza, José Del Carmen Ariza, Carlos Despradel, Fernando Ferrán y Fabio Herrera Roa. En el equipo de apoyo técnico se encuentran Jacqueline Malagón y Circe Almánzar.

Estudio revela obstáculos y potencialidades de encadenamientos productivos en RD

Brache reclama que las ventas de la industria nacional a zonas francas y al sector turístico tengan el mismo trato impositivo que tienen las compras a suplidores extranjeros.

El factor más importante para que un país receptor de Inversión Extranjera Directa (IED) genere encadenamientos productivos en el área de manufactura es la disponibilidad de suplidores confiables en calidad y costos; lo que requiere un ambiente de negocio adecuado y una estabilidad económica y social en el país receptor, según indica el estudio “Fomento de Encadenamientos Productivos en el País”, el cual fue presentado por la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) y contó con el financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID-FOMIN).

El estudio indica que “las políticas de atracción de inversión extranjera, la focalización regional y por sectores claves representan instrumentos vitales en el desarrollo de los encadenamientos”.

Señala el informe que es necesario enfocar esfuerzos para que las empresas ubicadas en actividades receptoras de IED y en regímenes especializados como zonas francas no operen como enclaves. 

El estudio fue hecho por los consultores Pavel Isa Contreras, Elka Scheker, Lynette Batista y Danny Rodríguez quienes presentaron los resultados más relevantes en el Desayuno Temático titulado “Dificultades para fomentar los encadenamientos productivos en República Dominicana”.

Obstáculos o limitaciones al desarrollo de los encadenamientos productivos

Los obstáculos más relevantes con los cuales cuentan los encadenamientos productivos son la desconexión entre la IED y la acumulación de capacidades locales, el hecho de que los grandes exportadores actúan como enclaves sin derrames tecnológicos ni relacionamiento con la industria nacional. Además, altos niveles de desconfianza, falta de coherencia en políticas públicas y políticas de desarrollo productivo que mejoren las capacidades de las empresas locales y un régimen de incentivos con alto sesgo favorable a la importación de insumos.

Considera que República Dominicana perdió una oportunidad ya que los incentivos promovidos por las leyes dominicanas no tuvieron como propósito ni condición desarrollar el aparato productivo nacional, enlazar las actividades exportadoras con las productivas ni las inversiones con las necesidades industriales locales.

“Por tanto no imponían requisitos de desempeño basados en contenido local, proveedores nacionales, contratación nacional o transferencias de conocimiento y tecnología, RD solo exigía porcentaje exportado”, explica el informe, y añade que estos incentivos tampoco consideraron para su gradualidad el tipo de inversión o los montos, además de que la renovación de los mismos se realiza de forma automática, sin evaluación de desempeño o metas.

De modo enfático el estudio indica que las leyes de incentivos vigentes promueven la facilidad para importar y dificultan las compras locales (entre esas leyes se encuentran la Ley 8-90 que crea zonas francas de exportación; Ley 84-99 de reactivación de exportaciones; Ley 158-01 de Fomento al Desarrollo Turístico; Ley 28-01 para el Desarrollo Fronterizo).

“El desarrollo de una cadena de valor, sea comercial o productiva requiere, en la práctica, de enlazar transacciones como compra-venta de insumos, bienes intermedios y servicios (transporte, empaque, etc)”, señala el estudio. Indica que “Estas compra-ventas cuando se efectúan con empresas del mercado local requieren de facturas con comprobante fiscal especial para poder vender sin ITBIS y luego no pueden compensar el ITBIS que deben adelantar en la adquisición de sus insumos y servicios utilizados en el proceso productivo”.

Para lograr el crédito del ITBIS avanzado las empresas deben seguir las normas establecidas por la DGII, aun sean reconocidas como exportadoras o estén calificadas por PROINDUSTRIA para recibir facilidades.

“Los nuevos impuestos de la Ley 139-11, varios artículos de la Ley 392-07 dedicados a fomentar los parques y distritos industriales, el trato equivalente para las compras locales hechas por empresas que se benefician de regímenes de exención fiscal, el establecimiento de centros de acopio y el procesamiento parcial no cuentan con aplicación real”.

A pesar de que el sector industrial nacional cuenta con la Ley de Competitividad e Innovación Industrial, a 10 años de aplicación de la Ley la mayoría de sus instrumentos no se han desarrollado; aquellos que se aplicaron se vieron primero suspendidos y luego fueron limitados lo que respecta a su alcance original.

Brache: un mismo trato impositivo

Julio Virgilio Brache, vicepresidente de la AIRD, al tener las palabras iniciales de la actividad, señaló que para fomentar los encadenamientos productivos “es un gran reto que las industrias nacionales para ser competitivas cuenten –como parte de un ecosistema favorable- con la posibilidad de tener el mismo trato impositivo que tienen las compras a suplidores extranjeros por parte de las zonas francas y del sector turístico, y no que las empresas locales se vean obligadas a asumir impuestos de importación y un ITBIS que no pueden compensar al realizar estas ventas. El gran reto es que las autoridades puedan resolver esta situación para facilitar y promover los encadenamientos y hacer esto una política de Estado real, para generar mayor valor agregado nacional”.

Dijo que el ecosistema de negocios debe hacer ajustes importantes para que esto sea posible.

Sobre el potencial del fomento de encadenamientos productivos, y a modo de ejemplo, señaló que las zonas francas dominicanas importaron, el año pasado, más de US$4,000 millones. Sin embargo, sólo compraron cerca del 20% en el mercado local. “Es decir, que existe ahí un potencial de US$3,200 millones, más de 150 mil millones de pesos, una buena parte de los cuales podrían ser suplidos por empresas locales. Igualmente se podrían generar grandes oportunidades en relación al sector turístico”, dijo.

Brache animó a los industriales dominicanos a visualizar los encadenamientos productivos como una estrategia clara que favorece su eficiencia y promueve relaciones comerciales de largo plazo, que permite producir a una mayor capacidad o incrementar la capacidad instalada y que abre puertas a nuevos mercados.

La meta de los industriales: subir las exportaciones

Participación de la AIRD en el Almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio.

Los industriales dominicanos tienen una meta concreta: que República Dominicana deje de ser un país importador para convertirse en un gran exportador capaz de generar más empleos de calidad y una mayor cantidad de divisas.

Lograr esa reconversión no es tan fácil porque requiere de voluntad política para eliminar trabas burocráticas en algunas agencias del Gobierno, mejorar las negociaciones en tratados de libre comercio y en ese contexto la defensa de la producción local, más eficiencia en el sector eléctrico, y aprovechar la ubicación estratégica del país para abrirse a nuevos mercados.

Participaron en representación de la Directiva Nacional de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD): Celso Marranzini, presidente, Circe Almánzar vicepresidente ejecutiva, Julio Virgilio Brache, Vicepresidente, Juan Ventura, presidente de AIREN, Luis Concepción, presidente de ADOEXPO; Bredyg Disla, presidente de AIE-HAINA, y Fernando Espinal, presidente de INFADOMI

Fuente: Periódico Hoy

Acuerdo fortalece proceso hacia la economía circular

AIRD y Dominicana Limpia establecen cooperación para el reciclaje del plástico y de materiales de construcción.

La Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) y Dominicana Limpia firmaron un convenio mediante el cual ambas instituciones se obligan a trabajar en conjunto para fortalecer el reciclaje y las acciones educativas en los sectores de plástico y materiales de construcción.

El acuerdo entre la AIRD y Dominicana Limpia viene a fortalecer la ejecución del convenio hecho por la AIRD y el Banco Interamericano de Desarrollo en su calidad de administrador del Fondo Multilateral de Inversiones, para ejecutar un Programa de Innovación y Remanufactura en los sectores de Plástico y Construcción. Este proyecto BID-AIRD busca impulsar procesos productivos que permitan la reutilización de los desechos que generan estos sectores, generando un cambio de conducta en un conjunto de empresas locales de modo que favorezca un modelo de producción sostenible y que se aproveche al máximo la cantidad de residuos post-industriales y post-consumo que se generan en República Dominicana en una lógica de economía circular.

Dominicana Limpia busca establecer alianzas estratégicas, como la firmada con la AIRD, que permitan la sostenibilidad financiera y ambiental en la gestión integral de los residuos, involucrando la innovación tecnológica.

El convenio fue firmado por Domingo Contreras, Coordinador Nacional del Programa Dominicana Limpia, y Celso Juan Marranzini, presidente de la AIRD. 

El convenio Dominicana Limpia-AIRD

Mediante el convenio ambas instituciones se comprometen a promover la adopción de los conceptos de economía circular a través de la Mesa de Economía Circular. También buscarán la aprobación del Proyecto de Ley de Residuos y proponer los cambios necesarios que permitan que dicho proyecto de ley sirva para impulsar la economía circular.

Además, realizarán acciones de capacitación y asistencia técnica en materia de economía circular; campañas de educación y sensibilización para la separación de materiales en la fuente de generación y seguirán contribuyendo para establecer una industria nacional de reciclaje de plásticos y residuos de construcción.

Una medida a la que se comprometen la AIRD y Dominicana Limpia es la del establecimiento de centros de acopio con alcance municipal, intermunicipal, provincial, interprovincial y/o regional, en función de las condiciones de mercado existentes. Estos centros de acopio permitirán asegurar el suministro de materiales residuales reciclables, los cuales son materia prima secundaria y clave en el impulso de una economía circular en los sectores de plástico y construcción.

Dominicana Limpia es un pacto de estado en alianza con el sector privado, firmado por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, el Ministerio de Educación, la Dirección General de Programas Especiales de la Presidencia, la Liga Municipal Dominicana, la Federación Dominicana de Municipios, la Federación Dominicana de Distritos Municipales, la Cervecería Nacional Dominicana y el Centro de Innovación Atabey.

“La materia no se crea ni se destruye solo se transforma”, expresó el químico francés Antoine-Laurent Lavoisier, a fines del siglo XVIII. Es, probablemente, una de las mejores formas de definir, en breves palabras, de qué se trata la economía circular. Se trata, sin embargo, de un proceso intencional en que la materia no solo no se destruye, sino que se convierte en el punto de partida para nuevos productos, nuevas formas.

El proyecto favorece así un cambio que fortalece la propuesta de una nueva industrialización. Se trata de pasar de una economía lineal a una economía circular, reduciendo el costo de producción, generando un mayor valor agregado y más empleos formales. Se trata de un giro hacia una industrialización y un desarrollo sostenible, tal como plantean los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La economía circular se basa en un nuevo modelo de sociedad que utiliza y optimiza los materiales y residuos, dándoles una segunda vida y ahorrando así importantes divisas para el país, así como garantizando sostenibilidad ambiental, rentabilidad y nuevos empleos.

CONEP Y ASOCIACIONES EMPRESARIALES FIJAN POSICIÓN SOBRE EL PACTO ELÉCTRICO

Santo Domingo, R. D. viernes 21 de febrero de 2019.- El Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), junto a diversas organizaciones representativas de distintos sectores de la economía, mediante comunicado expresaron lamentar que en la más reciente convocatoria no se haya concretizado la firma del Pacto Nacional para la Reforma del Sector Eléctrico en la República Dominicana.

Informaron que luego de la convocatoria realizada mediante Decreto No. 389-14, durante más de tres años el sector empresarial participó en el seno del Consejo Económico y Social (CES), en un amplio proceso de diálogo y concertación. Afirmaron que se dedicaron miles de horas en reuniones y discusiones que permitieron arribar a 212 consensos y 14 disensos entre actores de gobierno, partidos políticos, sector privado, sector laboral y sector social. Desde finales del año 2017 han estado esperando su adopción.

Explicaron que han abogado y abogan por su firma, en el entendido de que es un acuerdo que establece una HOJA DE RUTA hacia un sector eléctrico confiable, competitivo y ambientalmente sostenible.

Entienden que los consensos logrados en la concertación del Pacto Eléctrico, abordados en los ejes estratégicos del sector, permitirían mitigar los entuertos que ha provocado la crisis del servicio eléctrico por más de 50 años el país. Entre estos citaron:

• Cumplimiento de la Ley General de Electricidad No. 125-01 y actualización del marco jurídico-normativo;

• Reestructuración del marco institucional vigente, en procura de reducir solapamientos e ineficiencia;

• Proyección y planificación del sector en el corto, mediano y largo plazo, en las áreas de generación, transmisión, distribución y comercialización de energía eléctrica, asumiendo compromisos que van más allá de una gestión de gobierno;

• Plan de ruta para atraer inversión en energía renovable y mecanismos para proveer mayor seguridad jurídica a las inversiones en el sector;

• Programa de mejora calendarizado y metas concretas para lograr la eficiencia, sostenibilidad y reducción de las pérdidas en las EDES, con miras a reducir los sobre costos a los usuarios del servicio y los apagones;

• Transparencia en la tarifa eléctrica y focalización de los subsidios a los sectores vulnerables, así como en las inversiones y contrataciones;

• Plan a cinco (5) años para garantizar la sostenibilidad financiera del sector eléctrico y la reducción de las transferencias del gobierno a las distribuidoras.

Dijeron estar convencidos de que el cumplimiento de esos acuerdos debe ser un compromiso de todos los sectores, de obligatoria atención de las autoridades y monitoreados por la sociedad a través de los mecanismos de seguimiento y veeduría que han sido contemplados.

Reconocieron, que si bien el Pacto Eléctrico es un mandato legal establecido en la Estrategia Nacional de Desarrollo (END), están conscientes de que su éxito estará

directamente vinculado a la voluntad política y compromiso nacional que se manifieste para su estricta implementación.

El Conep y las asociaciones empresariales afirmaron que la situación del sector eléctrico ha sido durante décadas una de las principales debilidades estructurales del país. Es por esto, que deploran la imposibilidad de firmar e implementar el Pacto Eléctrico. A su vez, consideran que este retraso posterga el cumplimiento de los plazos establecidos, y aleja las posibilidades de mejorar las condiciones del sector, pero sobre todo de disminuir los apagones, costos y pérdidas, lo que beneficiaría a todos los dominicanos.

También, recordaron que para seguir el ejemplo de los países más exitosos, la República Dominicana debe ser capaz de llegar a consensos sobre la base del interés común. El ejemplo de aquellos que han sido visionarios, y han sabido colocar el interés nacional por encima de los intereses coyunturales. Señalaron que están alzando su voz a la sociedad para que se actué de cara al futuro; la voz de un sector privado responsable y comprometido con su país, y dispuesto a promover y asumir compromisos en favor de su progreso. 

• Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP)

• Asociación de Bancos Comerciales de la República Dominicana (ABA)

• Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD)

• Asociación de Industriales de la Región Norte (AIREN)

• Asociación de Industrias y Empresas de Haina y Región Sur (AIEHAINA)

• Asociación Nacional de Empresas de Metalmecánica (ASONAMECA)

• Asociación Dominicana de Empresas Turísticas Inmobiliarias (ADETI)

• Asociación Dominicana de Exportadores (ADOEXPO)

• Asociación Dominicana de Hacendados y Agricultores (ADHA)

• Asociación Dominicana de la Industria Eléctrica (ADIE)

• Asociación Dominicana de Sistemas Eléctricos Aislados (ADOSEA)

• Asociación Dominicana de Zonas Francas (ADOZONA)

• Asociación de Hoteles y Turismo de la República Dominicana (ASONAHORES)

• Asociación Nacional de Industriales, Muebles, Colchones y Afines (ASONAIMCO)

• Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE)

• Asociación Nacional de Usuarios No Regulados (ANUR)

• Asociación para el Desarrollo, Inc. (APEDI)

• Cámara Americana de Comercio de la República Dominicana (AMCHAMDR)

• Cámara de Comercio y Producción de Santiago

• Cámara de Comercio y Producción de Santo Domingo (CCPSD)

• Confederación Dominicana de la Pequeña y Mediana Empresa (CODOPYME) • Confederación Patronal de la República Dominicana (COPARDOM)

• Federación Dominicana de Cámaras de Comercio (FEDOCAMARAS)

• Federación Dominicana de Comerciantes (FDC)

• Junta Agroempresarial Dominicana (JAD)